Esta página utiliza 'XHTML 1.0 Transitional' válido Esta página utiliza CSS válido
Búsqueda personalizada

Preguntas frecuentes sobre el abonado

¿Cuál es la época ideal para abonar las plantas?

La mejor época es la de mayor actividad, es decir, en los meses de primavera y verano, que es cuando las plantas están en crecimiento o en floración. En cambio, el abonado de fondo (aplicado al sustrato) debe darse en los meses de invierno.

¿Es mejor el abono orgánico o el inorgánico?

El abono orgánico puede ser animal o vegetal y ambos proporcionan nitrógeno. Los abonos orgánicos suelen ser de acción lenta y contínua. Por otra parte, el abono inorgánico puede ser mineral o artificial, suele ser de acción rápida y estimula el crecimiento.

¿Es mejor el abono sólido o el líquido?

El uso de un tipo de fertilizante u otro de pende de la forma en que se cultive la planta. Usaremos preferíblemente los abonos líquidos para plantas en macetas y sólidos para las de jardín.

Los abonos líquidos se aplican disueltos en el agua y con una regadera aunque en algunos casos también pueden ser introducidos en el sistema de riego.

Por su parte, los abonos sólidos pueden ser en polvo o granulados. Los primeros son mucho más incómodos de utilizar que los segundos, pero son mucho más rápidos.

¿Qué cantidad de fertilizante es la más adecuada?

Las cantidades a aplicar dependen del tipo de abono y suelen indicarse en el envase. Siempre es recomendable echar un poco menos de cantidad antes que demasiada, ya que abonar las plantas excesivamente no ayuda a las plantas a crecer mejor y puede llegar a quemarlas a la vez que contribuir a que enfermen con mayor facilidad.

¿Cómo puede corregirse un exceso de abonado?

Si por un descuido hemos superado la dosis, la manera de solucionarlo consiste en eliminar la capa supeficial de sustrato, sustituirla por otra nueva, y regar muy abundantemente la planta para disolver el producto lo más rápido posible.

¿Es conveniente regar después de abonar?

Sí, sobre todo si hemos utilizado productos sólidos (en polvo o granulados) para el abonado, pero siempre con moderación para no disolver totalmente el producto antes de que cumpla su cometido. El agua ayudará al fertilizante a disolverse y a las raíces de la planta a absorverlo más rápidamente. Si la tierra no está húmeda, sería conveniente regar también antes de proceder al abonado para evitar quemaduras.

¿Con que frecuencia se deben abonar las plantas?

La frecuencia de abonado depende del tipo de planta. La mayoría de ellas necesitan abono cada 2 semanas. Hay algunas excepciones, como los cactus o los helechos, que lo requieren cada 4, pero también los hay que lo necesitan todas las semanas.

¿Deben abonarse rápidamente las plantas recién trasplantadas?

No es muy recomendable abonar durante el primer mes que sigue al trasplante. Lo mejor es dejar que, en este período inicial, la planta se habitúe a su nuevo ambiente y se alimente de la tierra que rodea sus raíces. Una vez pasado este período de adaptación, podríamos retomar el ritmo habitual de abonado.

¿Se pueden utilizar productos caseros para abonar?

Por supuesto. Por ejemplo: té frío para las plantas mustias, posos de café con azúcar sobre el sustrato, agua de cocer las verduras...

Fecha de publicación: 01/07/2008
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos o imágenes aquí expuestos salvo autorización expresa y por escrito del autor de los mismos. © 2007-2017 Locualo v1.0. Política de privacidad [www.locualo.net]