Esta página utiliza 'XHTML 1.0 Transitional' válido Esta página utiliza CSS válido
Búsqueda personalizada

Prevención de riesgos laborales. Pantallas de visualización de datos (13)

Confort visual

¿Cuál es la cantidad de luz correcta?

La cantidad de luz depende de la calidad de la fuente de luz y de la distancia entre dicha fuente y la superficie de trabajo. Normalmente expresamos la cantidad de iluminación en unidades de iluminación (lux o lumen) por metro cuadrado.

En una oficina o despacho que utiliza documentos en papel, el nivel aceptado como óptimo es de 500 a 800 lux. Sin embargo, el nivel óptimo para los usuarios de pantallas de visualización de datos es de 200 lux. Si se trabaja con documentos en papel y con una pantalla, se debe buscar un equilibrio. La práctica acostumbrada es escoger una iluminación menos intensa para la sala o despacho y complementarla con luces individuales para el trabajo en papel. Si esta solución no es posible, la iluminación debe aumentar a 300 o 400 lux.

La luz es un elemento esencial de nuestra capacidad de ver y necesaria para apreciar la forma, el color y la perspectiva de los objetos que nos rodean en nuestra vida diaria. La mayor parte de la información que obtenemos a través de nuestros sentidos la obtenemos por la vista (cerca del 80%). Y al estar tan acostumbrados a disponer de ella, damos por supuesta su labor. Ahora bien, no debemos olvidar que ciertos aspectos del bienestar humano, como nuestro estado mental o nuestro nivel de fatiga, se ven afectados por la iluminación y por el color de las cosas que nos rodean.

Desde el punto de vista de la seguridad en el trabajo, la capacidad y el confort visuales son extraordinariamente importantes. Los trastornos visuales asociados con deficiencias del sistema de iluminación son habituales en los lugares de trabajo. Dado que la vista es capaz de adaptarse a situaciones de iluminación deficiente, a veces no se tienen aspectos en cuenta con la seriedad que se debería.

Factores que determinan el confort visual

Los requisitos que un sistema de iluminación debe cumplir para proporcionar las condiciones necesarias para el confort visual son los siguientes:

  • Iluminación uniforme
  • Iluminación óptima
    • Ausencia de brillos deslumbrantes.
    • Condiciones de contraste adecuadas.
    • Colores correctos.
    • Ausencia de luces intermitentes o efectos estroboscópicos.
  • Niveles de iluminación en función de las tareas realizadas

Iluminación recomendada (LUX)

(NOTA: Fuente: Normas europeas CENTC 169)

Cada actividad requiere un nivel específico de iluminación en el área donde se realiza. En general, cuanto mayor sea la dificultad de percepción visual, mayor deberá ser el nivel medio de iluminación.
Para conseguir un cierto confort visual se deben considerar los siguientes aspectos:

  • Nivel de iluminación del punto de trabajo.
  • Tipo de tarea a realizar.
  • El contraste entre los objetos a manipular y el entorno.
  • La edad del trabajador.
  • Disposición de las luminarias.

Indicaciones

  • Las luminarias deberán equiparse con difusores para impedir la visión directa de la lámpara.
  • Las luminarias se colocarán de forma que el ángulo de visión sea superior a 30º respecto a la visión horizontal.
  • La situación de las luminarias debe realizarse de forma que la reflexión sobre la superficie de trabajo no coincida con el ángulo de visión del operario.
  • Se evitarán las superficies de trabajo con materiales brillantes y colores oscuros.
  • Si se dispone de luz natural, se procurará que las ventanas dispongan de elementos de protección regulables que impidan tanto el deslumbramiento como el calor provocado por los rayos del sol.
  • La situación de las ventanas permitirá la visión exterior.

Los colores provocan unos efectos psicológicos sobre el trabajador, por lo tanto es importante, antes de decidir el color de una sala, tener en cuenta el tipo de trabajo que se va a realizar. Si se trata de un trabajo monótono, es aconsejable la utilización de colores estimulantes, no en toda la superficie del local pero si en superficies pequeñas como mamparas, puertas, etc. Si la tarea a realizar requiere una gran concentración, elegiremos colores claros y neutros.

Por regla general los colores intensos quedan reservados para zonas en las que la estancia de los trabajadores sea corta, ya que a largo plazo pueden provocar fatiga visual, reservando para paredes y techos de salas de trabajo, colores claros y neutros.

Artículo anterior: Fatiga visual

Fecha de publicación: 15/05/2011
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos o imágenes aquí expuestos salvo autorización expresa y por escrito del autor de los mismos. © 2007-2017 Locualo v1.0. Política de privacidad [www.locualo.net]