Esta página utiliza 'XHTML 1.0 Transitional' válido Esta página utiliza CSS válido
Búsqueda personalizada

Kant. Usos teórico y práctico de la razón. Crítica de la razón pura (II)

Partes de la Crítica de la Razón Pura.

Kant distingue tres facultades del conocimiento en el hombre: sensibilidad, entendimiento y razón. A esta clasificación le corresponde cada una de las partes de la Crítica de la razón pura:

  1. Estética trascendental: estudia las condiciones sensibles del conocimiento y muestra cuáles son las condiciones que hacen posibles los juicios sintéticos a priori en Matemáticas.
  2. Analítica trascendental: estudia el entendimiento, y muestra cuáles son las condiciones que hacen posibles los juicios sintéticos a priori en Física.
  3. Dialéctica trascendental: estudia la razón y la posibilidad o imposibilidad de los juicios sintéticos a priori en la Metafísica, para ver si es ciencia o no.

La Estética trascendental.

Espacio y tiempo son condiciones universales y necesarias (trascendentales) para que pueda darse cualquier conocimiento sensible. Kant las llama también formas a priori de la sensibilidad o intuiciones puras. Son a priori porque son anteriores a toda experiencia; intuiciones porque no son conceptos elaborados por el entendimiento; puras porque están vacías de contenido empírico.

Espacio y tiempo son propiedades del sujeto, no del objeto y, por eso, el conocimiento es subjetivo. Este primer conocimiento se forma gracias a dos componentes:

  • Elemento material (a posteriori): las impresiones sensibles procedentes del exterior.
  • Elemento formal (a priori): las formas a priori de la facultad de la sensibilidad.

El resultante es el fenómeno, lo que aparece.

La Analítica trascendental.

Pero percibir esos fenómenos no implica conocerlos. A través de la sensibilidad percibimos unas sensaciones pero no las comprendemos, esto es propio de la facultad del entendimiento. Nuestro conocimiento incluye:

  • Juicios: Expreso el conocimiento mediante un juicio. El entendimiento es, por tanto, la facultad de juzgar.
  • Conceptos: tengo que referir los fenómenos a un concepto para que haya conocimiento. Los conceptos pueden ser:
    • Empíricos: Aquellos conceptos que proceden de la experiencia, son a posteriori.
    • Puros (categorías): Los que no proceden de la experiencia, son a priori.

El entendimiento aplica espontáneamente las categorías a los fenómenos provenientes de la facultad de la sensibilidad. La función del entendimiento es formular juicios, unificar y coordinar los datos provenientes de la experiencia sensible. Las categorías son doce (tantas cuantas formas posibles hay de juicio) y se clasifican en: cantidad, cualidad, relación y modalidad. El entendimiento conoce aplicando las categorías a los fenómenos. Las categorías sólo pueden ser aplicadas a los fenómenos y, sin ellas, el conocimiento es imposible.

Nosotros conocemos lo dado en el espacio y el tiempo, es decir, el fenómeno, lo que aparece. Sin embargo no conocemos el noúmeno, es decir, la cosa en sí; nosotros no tenemos más que intuiciones sensibles, y, por tanto, nuestro conocimiento está limitado al mundo de las intuiciones sensibles, de los fenómenos: no tenemos conocimiento de las cosas en sí.

La Dialéctica trascendental.

La metafísica como ciencia es imposible porque las categorías sólo pueden aplicarse a los fenómenos y las realidades metafísicas (Dios, alma, mundo) escapan a la experiencia fenoménica. Los juicios sintéticos a priori, que son los únicos juicios propios de la ciencia, son imposibles en la metafísica. Mi conocimiento está limitado a los fenómenos, pero no puede abarcar el mundo de los noúmenos, que es el mundo de la metafísica.

La tercera facultad del conocimiento es la Razón, que sirve para universalizar y unificar el saber humano. Para esta labor unificadora la razón utiliza las ideas (alma, mundo, Dios), que no son fuente de conocimiento porque están más allá de la experiencia: son puros entes pensados; no tienen valor en el mundo de los fenómenos. El ideal de la Razón es encontrar principios cada vez más generales que engloben y unifiquen el saber humano.

Kant hace una triple crítica a la metafísica, que se considera dividida en tres ramas: Psicología (alma), Cosmología (mundo) y Teología (Dios):

  • Alma: En la psicología se dan constantes paralogismos (argumentos que parecen lógicos pero no lo son: sofismas). La psicología pretende conocer la naturaleza del alma, prescindiendo de toda experiencia.
  • Mundo: Cuando sobre el mundo queremos aplicar las categorías, la razón cae en antinomias (contradicciones).
  • Dios: Kant critica las pruebas tradicionales sobre la existencia de Dios. Critica el argumento ontológico, el teleológico y el cosmológico.
Fecha de publicación: 09/08/2007
Etiquetas: kant
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos o imágenes aquí expuestos salvo autorización expresa y por escrito del autor de los mismos. © 2007-2018 Locualo v1.0. Política de privacidad [www.locualo.net]